Qué hacer en caso de sufrir un esguince de tobillo


El esguince de tobillo es una de las lesiones con mayor tasa de incidencia entre la población, llegando a producirse uno por cada 10.000 habitantes y día. El mecanismo lesional suele ser una inversión forzada, es decir, se produce una torsión del pie hacia fuera, apoyando el borde externo del pie en el suelo.


En función del alcance de la lesión, lo clasificaremos entre grados I, II y III. En este articulo, vamos a desarrollar qué hacer y cómo actuar cuando hemos sufrido un esguince de tobillo.



El protocolo de actuación que actualmente se recomienda para este tipo de lesiones es el denominado método POLICE. Es un acrónimo que procede del inglés, cuyas siglas significan: protection, optimal load, ice, compression y elevation.



Protection (protección)


Debemos proteger la zona que se acaba de lesionar para evitar más daños. Para ello, podemos utilizar vendajes funcionales, tobilleras… Limitar la movilidad de la articulación en ese primer momento hasta que haya un diagnóstico correcto, suele ser beneficioso. Inmovilizar a largo plazo, ya veremos que puede ser hasta perjudicial.





Optimal load (carga óptima)


Con esto nos referimos al trabajo con las cargas adecuadas y favorecer así la correcta recuperación de la lesión.


Hace años se recomendaba reposo, pero se ha demostrado que es incluso perjudicial en algunos casos, por lo que es importante recurrir a un fisioterapeuta para que nos indique el tipo de ejercicios adecuados para favorecer la recuperación y evitar posibles recaídas.


En algunos casos más graves, podría estar indicado el uso de una muleta para continuar realizando la marcha y evitar cojeras y compensaciones derivadas de un mal apoyo.





Ice (hielo)

Aplicar hielo protegiendo la zona con un trapo o toalla para evitar quemaduras en la piel es una de las actuaciones más importantes que tenemos que tener en cuenta ante una lesión de este tipo.


La aplicación deberá ser de 10-15 minutos entre 2 y 3 veces cada hora. Deberíamos continuar con la aplicación de hielo las primeras 72 horas posteriores al momento de la lesión.





Compression (compresión)


Realizaremos una compresión de la zona lesionada para evitar que aumente la inflamación. Lo más habitual es realizar esta compresión mediante vendajes funcionales o kinesiotape.


Lo que buscamos con este vendaje es mejorar el retorno venoso para conseguir reducir edema y disminuir el dolor por la propia inflamación.




Elevation (elevación)

Asociado a la compresión, realizaremos una elevación del miembro inferior que se haya visto afectado para favorecer la recuperación de la circulación de retorno y mejorar lo antes posible el edema. Es importante poner algo que eleve el tobillo por encima del nivel del corazón.




DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL


En raras ocasiones, los esguinces de tobillo pueden esconder lesiones más graves como fracturas, fisuras, o roturas de la sindesmosis tibioperonea. Es a lo que llamamos las redflags.


Por ello es importante visitar al fisioterapeuta para que valore y descarte posibles complicaciones.






Entradas Recientes

Ver todo