Alteración del patrón de reclutamiento escapular

El proceso por el cual ejecutamos un movimiento/acción motora procesada en nuestro cerebro y que implica la activación de determinados grupos musculares, se denomina patrón de reclutamiento. Traducido al lenguaje para los pacientes, es el conjunto de músculos que se activan para realizar una determinada acción.


Cuando tenemos una lesión, se producen una serie de adaptaciones en nuestro cuerpo. Nuestro sistema, comandado por el cerebro, busca conseguir la acción final, implicando a las estructuras que sean necesarias independientemente de si deben o no estarlo. Son lo que llamamos "compensaciones".


La forma en la que intervienen los músculos, el timing de activación, la secuencia o el protagonismo que desempeña cada músculo, vendrá determinado por un proceso de aprendizaje continuo, elaborado en nuestra corteza cerebral en función de las demandas que nuestro sistema perciba.


Un ejemplo sería la elevación de los brazos, en la que el músculo principal implicado sería el deltoides, pero cuando tenemos una lesión en el hombro, suele tener una menor activación y en su lugar solicita la ayuda del trapecio superior, dando lugar a posible dolor cervical.




APRENDAMOS CON UN CASO PRÁCTICO

En este vídeo queremos enseñar la ejecución del remo (tracción de nuestro brazo-hombro-escápula) en posición de tumbado boca abajo en la camilla. El paciente tiende a la hiperactivación del trapecio superior, provocándole cefaleas y dolor cervical en su vida diaria.





En el vídeo, podemos apreciar un déficit de activación del trapecio inferior (2 primeras repeticiones), necesario para estabilizar la escápula y ejecutar bien el movimiento.


La escápula hace báscula externa y asciende debido a la activación de las fibras superiores del trapecio, en lugar de hacer báscula interna y juntarse hacia la línea media.

En las siguientes repeticiones, pusimos énfasis en las fibras inferiores de trapecio:

- "Lleva la escápula a la línea media"

- "El ángulo de la escápula hacia abajo y hacia dentro"

- Acompañamos de estímulo táctil ayudando a que siente la zona que tiene que activar

Comparamos diferencias




CONCLUSIONES


  • El cuerpo se adapta constantemente a las situaciones y al contexto necesario.

  • Nuestro sistema intenta reclutar las estructuras que considera necesarias para realizar una acción.

  • Cuando una de ellas presenta una lesión, busca soluciones y alternativas de musculatura adyacente o agonista para compensar este déficit.

  • Si con el paso del tiempo y una vez resuelta la lesión, no trabajamos en restaurar de nuevo el patrón de reclutamiento, a nivel de sistema neuromuscular habremos creado una compensación que el cerebro aceptará como correcta y válida para ejecutar los movimientos.

  • Como profesionales, tendremos que determinar si éstas adaptaciones son buenas o no para cada caso.



Déjanos un comentario si tienes alguna pregunta.


Entradas Recientes

Ver todo