• Andrés Ruiz

Tendinopatía rotuliana

La tendinopatía rotuliana es una lesión por sobreuso característica en deportes que implican salto o impacto, como el running, baloncesto, voleibol o fútbol entre otros (1). Diversos estudios muestran que la incidencia de esta lesión es casi del 9% en los diferentes deportes, con un aumento de su prevalencia en el voleibol y el baloncesto, por encima del doble de la media (2).


Anteriormente también era denominada tendinitis rotuliana, pero el concepto "itis" quedó en desuso como explicamos detalladamente en éste artículo.





FACTORES DE RIESGO


INTRÍNSECOS EXTRÍNSECOS


Sexo, raza, factores genéticos Volumen de entrenamiento

Estructura y densidad del hueso (duración, frecuencia, intensidad)

Longitud y fuerza del músculo Tipo de deporte, superficie

Ángulo Q, hipermovilidad Calzado, condiciones ambientales





Varios autores analizaron y concluyeron que los factores extrínsecos son más determinantes a la hora de desarrollar una tendinopatía rotuliana, tales como la superficie (mayor incidencia en pista que en parqué) o el número de sesiones de entrenamiento a la semana, en comparación con los factores intrínsecos (3).






TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA


El tratamiento que llevaremos dependerá de en qué fase de la tendinopatía nos encontremos (degenerativa o reactiva) y evaluar qué carga y dosis le debemos dar al tendón rotuliano para estimular su recuperación.


Se pautará un programa de ejercicios específico e individual, en función de factores como el deporte que realice, la calidad de reclutamiento muscular, el dolor percibido o la técnica de ejecución. En fases agudas, trataremos de utilizar técnicas que nos ayuden a generar analgesia local y favorecer un entorno de recuperación óptimo.






Es importante realizar un diagnóstico diferencial con lesiones como hoffitis, síndrome femoropatelar, dolor en la interlínea articular por una plica, fisuras/fracturas, algias inespecíficas, sensibilización periférica, ligamentos cruzados y meniscos. La rodilla es una artiuclación con multitud de estructuras, que será imprescindible evaluar y descartar posibles lesiones.


Se ha visto que el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) puede aliviar el dolor a corto plazo, pero no tiene demasiada evidencia científica. En el caso de infiltración de corticoesteroides en pacientes que presentan dolor e impotencia funcional crónica más de 6 meses y se plantean esta opción interventiva, se ha visto que su uso puede ser contraproducente y debilitar el tendón (4).






REFERNCIAS BIBLIOGRÁFICAS


1. Reinking, M. F. (2016). Current concepts in the treatment of patellar tendinopathy. International journal of sports physical therapy, 11(6), 854.


2. Hägglund, M., Zwerver, J., & Ekstrand, J. (2011). Epidemiology of patellar tendinopathy in elite male soccer players. The American journal of sports medicine, 39(9), 1906-1911.


3. Ferretti, A. (1986). Epidemiology of jumper’s knee. Sports medicine, 3(4), 289-295.


4. Zhang, J., Keenan, C., & Wang, J. H. C. (2013). The effects of dexamethasone on human patellar tendon stem cells: implications for dexamethasone treatment of tendon injury. Journal of Orthopaedic Research, 31(1), 105-110.

Entradas Recientes

Ver todo