FASCITIS PLANTAR O FASCIOSIS

Actualizado: 9 de dic de 2020


La fascitis plantar es una inflamación del tejido fibroso (fascia plantar) a lo largo de la parte inferior del pie que conecta el calcáneo (talón) con el metatarso y los dedos de los pies. La fascitis plantar puede causar dolor intenso en el talón y es una de las causas más frecuentes en consulta (1).

La fascitis plantar es una patología que cursa con dolor en la planta del pie, sobre todo en la zona del talón.
FASCITIS PLANTAR

Existen diversos debates en cuanto a la nomenclatura, ya que el término fascitis indica inflamación del tejido. Cuando la lesión se instaura durante meses y en la imagen ecográfica no vemos signos de inflamación sino de degeneración tisular y fibrosis, el nombre correcto para denominarlo sería fasciosis plantar.



La fascia plantar realiza las siguientes funciones en nuestro pie:

· Mantiene el arco plantar.

· Reduce el impacto contra el suelo.

· Ayuda a mantener la flexión plantar.



estructura del pie, ligamentos y tendones


La fascitis plantar puede cursar con un dolor intenso en el talón. La fisioterapia resulta un tratamiento eficaz para el alivio de sus síntomas.








¿Es común la fascitis plantar?


Es una de las patologías más comunes del pie, se presenta como un dolor en la zona del talón y se estima que en España lo padece un 10% de la población (2).


En población deportista los valores de incidencia entre hombres y mujeres están bastante igualados, siendo por ejemplo un 25% de las lesiones en corredores.


En cuanto a la población no deportista es más común ver esta patología en mujeres.


El uso prolongado y contínuo de zapato de tacón puede provocar acortamiento muscular de la cadena posterior de la pierna. Dicho acortamiento puede desencadenar futuras lesiones como tendinopatía del tendón de Aquiles o lumbalgia, por ello la prevalencia de la fascitis plantar es mayor en mujeres que en hombres.



zapatos de tacón y dolor de pies




¿Qué causas pueden desencadenar una fascitis plantar?


  • Pie plano, pie cavo, pie equino, pie varo, pronación excesiva (variaciones anatómicas de la pisada).

  • Acortamiento del tendón de Aquiles.

  • Pérdida de elasticidad de la musculatura de la pierna o limitación de la flexión dorsal de tobillo.

  • Desequilibrios biomecánicos en la extremidad inferior: dismetrías, tibias curvadas o caderas en anteversión.

  • Práctica deportiva.

  • Bipedestación prolongada, marchas prolongadas en terrenos irregulares o duros (sobrecarga postural).

  • Calzado inadecuado (zapato de tacón, zapato plano, chanclas, poca amortiguación).

  • Sobrepeso.




¿Qué signos y síntomas provoca?


  • Dolor agudo en zona interna del talón.

  • Sensación de agarrotamiento del pie.

  • Dolor más intenso por la mañana y al final de una práctica deportiva.



Tratamiento de fisioterapia


Terapia manual


Las técnicas de terapia manual consistirán tanto en movilizaciones de la articulación del tobillo y pie, como técnicas de tejido blando para los músculos del pie y la parte inferior de las piernas (tríceps sural y fascia plantar).



Ejercicios de fortalecimiento y readaptación

Pincha aquí para conocer los ejercicios necesarios para la recuperación de la fascitis plantar.



Estiramientos