• Álvaro Pérez

Lesiones más frecuentes en baloncesto

El baloncesto es un deporte en el que se realizan movimientos de corte, arranque-frenada, saltos y velocidad multidireccional. Todo esto hace que el riesgo de lesión aumente si los jugadores no realizan un buen trabajo de prevención de lesiones.

La mayoría de los autores llegan a la conclusión de que las chicas tienen mayor incidencia lesional que los chicos, sobre todo en los días de cambios hormonales. Además, los jugadores que más se lesionan son los pívots y ala-pívots. Esto es debido a que el mecanismo de lesión (contacto con otro jugador), es la causa de lesión más frecuente tanto en baloncesto profesional como universitario; a parte se coincide en que el índice lesional es mayor durante la competición que en el entrenamiento.



Las lesiones más comunes en el baloncesto son:

  1. Esguince de tobillo

  2. Ligamento cruzado

  3. Fractura por estrés

  4. Tendinopatía

  5. Lumbalgia





1. Esguince de tobillo


Esta es la lesión más común e implica reposo, hielo, compresión y elevación (RICE), y su pronóstico dependerá del grado de afectación de los ligamentos. Para evitar este tipo de lesión deberemos fortalecer la musculatura del tobillo, sobre todo los músculos peroneos que se encargan de la estabilidad lateral. Consulta nuestro artículo de esguince de tobillo.




2. Ligamento cruzado anterior (LCA)


Este ligamento es el encargado de estabilizar la rodilla, además evita que la tibia se desplace hacia delante. A menudo, juntamente con esta lesión, se produce una rotura del ligamento lateral interno y del menisco interno. Es importante fortalecer los músculos de cadera y piernas para evitar o reducir el riesgo de padecer esta lesión. Los ejercicios pliométricos y/o de salto nos ayudarán a conseguir fortalecer toda esta zona.






3. Fractura por estrés


También llamada fractura por sobrecarga, aparecen cuando se aumenta el nivel de actividad de forma muy rápida o hay un excesivo entrenamiento. Las zonas más afectadas por esta lesión acostumbran a ser la pierna y el pie. Un buen entrenamiento para reducir el riesgo de lesión es el de tipo cruzado, trabajando alternativamente y descansando a la vez varios grupos musculares. Practicar ejercicios de flexibilidad también es recomendable.




4. Tendinopatía


Pueden implicar una inflamación del tendón o pequeños desgarros en su tejido, es el resultado de un desgaste gradual del tendón o bien por un uso excesivo con aumento brusco de la carga.  Cuando se produce se acostumbra a manifestar en forma de dolor, rigidez y pérdida de fuerza de la zona afectada.




5. Lumbalgia


La lumbalgia es la forma común e inespecífica de referirse a cualquier dolor localizado en la parte inferior de la espalda. Las causas de lumbalgia en personas jóvenes son el sobreesfuerzo muscular, la realización de movimientos repetitivos o el impacto directo sobre la zona lumbar. Conoce más en nuestro artículo sobre la lumbalgia y los diferentes ejercicios que os facilitamos.







REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Sánchez, F., & Gómez, A. (1). Epidemiologia de las lesiones deportivas en baloncesto. Cuadernos De Psicología Del Deporte, 9, 61. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/cpd/article/view/85731